Red Alergia & Asma
Algunos enlaces externos pueden estar en inglés

Psoriasis

 

photo of mom and daughter inspecting a rash on the daughters elbow

¿Qué es la psoriasis?

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Lo protege a usted y a todo lo que hay dentro del organismo. Pero, a veces, la piel desarrolla problemas propios.

El cuerpo de todas las personas genera nuevas células de la piel cada pocas semanas; sin embargo, en el caso de las personas con psoriasis, el proceso ocurre en cuestión de días. Las células nuevas se acumulan sobre las células existentes, lo que causa acumulaciones de piel gruesas y escamosas, llamadas placas. Es posible que las placas de piel produzcan escozor, que la piel se sienta tirante o que causen una sensación de ardor intenso.

¿Cuáles son los síntomas de la psoriasis?

Cuando tienen psoriasis, los pacientes suelen advertir acumulaciones de piel gruesas y escamosas, con una capa plateada, fina y seca. Varias

placas pequeñas pueden unirse para formar placas más grandes. Algunos pacientes experimentan bultos pequeños o bultos con pus dolorosos, mientras que también hay un tipo de psoriasis que aparece como un sarpullido que se descama.

Los síntomas se encuentran más comúnmente en las siguientes áreas:

  • rodillas
  • codos
  • área lumbar
  • cuero cabelludo

¿Quién puede tener psoriasis?

La psoriasis es una afección de la piel que se presenta en, aproximadamente, el 2 % de la población estadounidense.

La psoriasis se da con mayor frecuencia en adolescentes y adultos, de entre 15 y 35 años, pero puede desarrollarse a cualquier edad. Afecta por igual a hombres y mujeres. La psoriasis se encuentra en todos los grupos raciales, pero es un poco más común entre los caucásicos.

¿Qué causa la psoriasis?

Todavía no conocemos con certeza la causa de la psoriasis, pero se cree que es el resultado de una respuesta autoinmune, en la cual el sistema inmunitario, en realidad, lucha contra su propia piel sana.

Los investigadores médicos sostienen que los antecedentes familiares de psoriasis son un factor importante en el desarrollo de la afección. A menudo, los síntomas surgen como una reacción a determinados factores desencadenantes, como infecciones virales, bacterianas o de la piel, una lesión en la piel (un rasguño o una quemadura solar grave), exposición a alérgenos, obesidad, tabaquismo, estrés, deficiencia de vitamina D y algunos medicamentos.

¿Cuáles son los tipos de psoriasis?

Soriasis en placas

La psoriasis en placas representa entre el 80 y el 90 % de todos los casos y suele ser una afección de por vida. Junto con las acumulaciones gruesas y escamosas de piel, también se forma una capa seca, delgada y plateada. Varias placas pequeñas pueden unirse para formar placas más grandes.

Psoriasis inversa

La psoriasis inversa ocurre cuando los síntomas aparecen donde la piel entra en contacto con más piel, como la axila, la ingle o debajo de los senos.

Psoriasis en gotas

La psoriasis en gotas consiste en pequeños bultos que cubren la mayor parte del tórax, el abdomen, la espalda, las piernas y los brazos; también puede aparecer en la cara, el cuero cabelludo y las orejas. Este tipo de psoriasis puede desaparecer una vez que se cura.

Psoriasis pustulosa

La psoriasis pustulosa consiste en bultos de pus dolorosos, que se desarrollan en las manos y los pies.

Psoriasis Eritrodermica

La psoriasis eritrodermica es el tipo menos común, pero el más grave. La piel puede enrojecerse, con una erupción cutánea escamosa que pica o causa una sensación de ardor. Los síntomas pueden abarcar todo el cuerpo; este tipo de psoriasis requiere atención médica.

¿Cómo se diagnostica y trata la psoriasis?

Un dermatólogo suele ser el profesional más adecuado para diagnosticar y tratar la psoriasis.

El tratamiento está diseñado para ayudar a limpiar la piel, y reducir la picazón y el dolor propios de la afección. En función de cómo la psoriasis haya afectado su cuerpo, su médico puede recomendarle cremas humectantes, y recetar lociones o ungüentos de cortisona tópica. Para casos graves, el médico puede recomendar medicamentos inmunosupresores, como ciclosporina o metotrexato.

Otra opción es la fototerapia, o la terapia de luz, un procedimiento que consiste en exponer la piel afectada a la luz ultravioleta. Puede retrasar el crecimiento de las células afectadas y aliviar la picazón, a la vez que le da tiempo a la piel para sanar. Esto siempre debe hacerse con la supervisión de un profesional médico.