Red Alergia & Asma
Algunos enlaces externos pueden estar en inglés

Vivir con alergias alimentarias

  1. |
  2. ¿Qué es una alergia...
  3. |
  4. Convivir con las Alergias...

Tabla de contenido

Vivir con alergias alimentarias no es fácil, especialmente si usted o un miembro de su familia acaban de recibir un diagnóstico.

Es importante aprender cómo vivir mejor su vida con alergias alimentarias y, al mismo tiempo, mantenerse a salvo. Las dos consejos clave son:

  • Prevenir reacciones alérgicas evitando los alérgenos alimentarios.
  • Estar preparado para tratar una reacción alérgica, en caso de que ocurra.

A continuación se presenta información importante que debe aprender y consejos para que su vida con alergias alimentarias sea más llevadera.

Familia sentada en la mesa de su cocina disfrutando de una cena amigable con los alérgenos.

Manejo de las alergias alimentarias en la vida diaria a diferentes edades

Los padres asumen la responsabilidad de las alergias alimentarias de sus hijos pequeños. ¿Cuándo y cómo deberían empezar a asumir responsabilidades los niños? El autocuidado comienza desde el momento del diagnóstico y se aprende en pequeños pasos a lo largo de la infancia.

  • Infancia/niño pequeño (0-3 años): los padres/cuidadores brindan toda la atención. Esto incluye reconocer los síntomas y administrar medicamentos. Habilidad de autocuidado para niños: aprender a cooperar con los padres/cuidadores.
  • Edad preescolar (3-5 años): los padres continúan brindando la atención. Ayudan al niño a aprender sobre su cuerpo y sus rutinas diarias (como llevar medicamentos). Habilidad de autocuidado para niños: informar a los padres o adultos responsables cuando ocurra una reacción alérgica. Seguir sus instrucciones para el tratamiento.
  • Escuela primaria temprana (6-7 años): los padres y los cuidadores adultos (p. ej., maestros) ayudan al niño a afrontar la separación de sus padres. Habilidad de autocuidado: aprender a confiar, comunicarse y cooperar con otros cuidadores.
  • Escuela primaria superior (8-11 años): a medida que el niño se concentra en sus compañeros y establece amistades, los padres aclaran las responsabilidades fuera del hogar. Esto puede incluir seguir reglas de seguridad y etiqueta social. Habilidad de autocuidado: reconocer los síntomas y solicitar o utilizar los medicamentos de emergencia de forma independiente.
  • Escuela intermedia (12-14 años): los padres brindan un marco para una mayor independencia y el aprendizaje de habilidades para la vida. Discuten estrategias para tareas más complejas. Habilidad de autocuidado: desarrollar una rutina de medicación con la supervisión de los padres.
  • Adolescentes (15-17 años): los padres ayudan a tomar decisiones sobre cómo evitar exposiciones y controlar los síntomas. Habilidad de autocuidado: asumir la responsabilidad de los medicamentos (supervisados por los padres). Tomar la iniciativa en el manejo de los síntomas.
  • Adolescentes mayores y adultos jóvenes (18 a 21 años): los padres brindan apoyo mientras su hijo adolescente o adulto joven asume un cuidado personal completo. Esto puede suceder en la universidad o en el lugar de trabajo. Los padres permanecen disponibles para orientación o refuerzo. Habilidad de autocuidado: demostrar la capacidad de gestionar el cuidado diario, el suministro de medicamentos y las citas médicas.

 

Thumbnail icons of food allergy handouts by AAAAI

Para mayor orientación, los folletos sobre las etapas de las alergias alimentarias de la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología (AAAAI, en inglés) son un recurso útil. Los folletos están diseñados para enseñar a los niños las alergias alimentarias en las diferentes etapas del crecimiento. Los padres pueden utilizar el folleto sobre conceptos básicos sobre alergias alimentarias para todas las edades como otro recurso para obtener más información sobre las alergias alimentarias.

Si tiene preguntas o desea realizar cambios en su plan de alergias alimentarias o en el de su hijo, asegúrese de hablar con el proveedor de atención médica de su hijo.

Mujer parada en el pasillo del supermercado, leyendo la etiqueta de un sándwich prefabricado. Está buscando alérgenos alimentarios.

¿Cómo leo las etiquetas de los alimentos para detectar alergias alimentarias?

La lectura de etiquetas puede ser complicada. Comprender los conceptos básicos puede ayudarle a identificar los alimentos que puede comer de forma segura.
Tenemos leyes que nos ayudan en los Estados Unidos. La más importante es la Ley de Protección al Consumidor y Etiquetado de Alérgenos Alimentarios (FALCPA, en inglés). Esta ley está diseñada para facilitar a las personas con alergias alimentarias la identificación de alérgenos en productos alimenticios envasados.

¿Cómo me ayuda la FALCPA a leer las etiquetas de alergias alimentarias?

La FALCPA exige que las etiquetas de los paquetes de alimentos que contengan uno de los “9 alérgenos alimentarios principales” indiquen el alérgeno en un lenguaje claro. Debe figurar en los ingredientes o en la declaración “Contiene” colocada inmediatamente después o al lado de los ingredientes, o dentro de la lista de ingredientes. Asegúrese de mirar en ambos lugares de la etiqueta de ingredientes.

 

Los 9 principales alérgenos alimentarios son:

  • Leche de vaca
  • Huevo
  • Maní
  • Frutos secos
  • Soja
  • Trigo
  • Pez de aleta
  • Mariscos
  • Sésamo

La ley también se aplica a cualquier saborizante, especia, colorante o coadyuvante de procesamiento que contenga estos alérgenos.

La ley no se aplica a la carne ni a las aves, a ciertos productos de huevo entero regidos por el Departamento de Agricultura de EE. UU. ni a los cereales que contengan glútenes distintos del trigo.

Los moluscos, como las almejas, las ostras, los mejillones y las vieiras, no se consideran un alérgeno alimentario importante según las leyes de etiquetado.

Los fabricantes de alimentos no están obligados a incluir aceites de maní, nueces o soja altamente refinados. El procesamiento separa la proteína alergénica del aceite. Los aceites altamente refinados se consideran seguros. Los aceites prensados en frío pueden contener alérgenos alimentarios y deben evitarse para las personas alérgicas a esos alimentos. Si no está seguro de si un producto es altamente refinado o prensado en frío, es más seguro evitar consumir el alimento.

Los escondidos

Los ingredientes derivados de alérgenos alimentarios comunes pueden aparecer con muchos nombres diferentes en la etiqueta de los alimentos.

Column 1Column 2Column 3Column 4Column 5Column 6Column 7Column 8

Lácteos

CaseinCurdsGheeLactalbuminSodium caseinateTagatoseWhey

Huevo

AlbuminLysozymeMeringueOvalbuminSurimi

Maní

Cold-pressed peanut oilGoobersLegumesMarzipanNut meatNougat

Sésamo

BenneGingillySesamolSim SimTahini

Soja

MisoNattoShoyuSoyaTamariTempehTextured vegetable protein

Trigo

FarroFood starchesGraham flourMaltSemolinaSpelt

¿Cuáles son algunos consejos para leer las etiquetas en caso de alergias alimentarias?

Busque la declaración “Contiene”

  • Vuelva a colocar el artículo en el estante si su alérgeno figura en la declaración “Contiene”.
  • Si no hay ninguna declaración que diga “Contiene”, lea la lista completa de ingredientes para verificar su alérgeno.

Hable con su alergólogo para saber si necesita evitar alimentos con declaraciones de advertencia

  • Las declaraciones de advertencia pueden variar de un producto a otro. Los ejemplos incluyen: “Puede contener”, “Producido en una instalación que” o “Fabricado en equipo compartido con”.
  • Si un alérgeno alimentario aparece en una declaración de advertencia, esto significa que existe la posibilidad de que el alérgeno esté presente en el producto.
  • Evite productos que contengan sus alérgenos en declaraciones de advertencia.

Lea las etiquetas cada vez que compre

  • Los fabricantes de alimentos pueden cambiar los ingredientes con frecuencia. Consulte las listas de ingredientes cada vez que compre un alimento. Los ingredientes pueden cambiar en función de los distintos tamaños o empaques que presente el mismo producto o si el producto se fabrica en una instalación de fabricación diferente.

En caso de duda, no coma ningún alimento

  • Si no está seguro de si un producto alimenticio contiene su alérgeno, no lo compre. Consulte con el fabricante para estar seguro.

 

Familia preparando el desayuno con alimentos sin alérgenos.

¿Qué es el contacto cruzado para las alergias alimentarias?

Denominamos “contacto cruzado” cuando un alérgeno alimentario inseguro entra en contacto con un alimento que es seguro para usted.

El contacto cruzado puede ocurrir durante la preparación, la cocción o el servicio de los alimentos. Entre los ejemplos de contacto cruzado podemos incluir cuando usted:

  • Sumerge un cuchillo en el frasco de gelatina después de usarlo para untar mantequilla de maní.
  • Usa la misma parrilla o sartén para cocinar una hamburguesa después de usarla para cocinar salmón.
  • Pica almendras en una tabla de cortar y luego corta en rodajas un tomate sin limpiar primero la tabla.
  • Retira las nueces de una ensalada. Aún quedarán rastros de alérgenos de frutos secos en ella.

¿Cómo evito el contacto cruzado?

Lávese las manos
Lávese las manos con agua y jabón antes de preparar una comida. Las toallitas para manos comerciales también ayudarán; los desinfectantes para manos, no.

Lave todas las superficies, utensilios y equipos
Lave bien las tablas de cortar, platos, ollas, sartenes y encimeras después de preparar los alimentos. Utilice agua caliente y jabón después de preparar los alimentos. Considere la posibilidad de utilizar platos, sartenes y esponjas exclusivos que los alérgenos no toquen.

Proteja los alimentos seguros
Guarde los alimentos libres de alérgenos en un estante separado en el refrigerador y en la alacena. Utilice pegatinas para identificar los alimentos libres de alérgenos.

Utilice la regla de no compartir
Nunca comparta alimentos, utensilios o bebidas.

Evite los bufés o comedores
Los bufés y los servicios estilo comedor tienen un mayor riesgo de contacto cruzado. Esto se debe a los utensilios compartidos y a los alimentos derramados.

La exposición a alergias alimentarias puede ocurrir en cualquier momento y en cualquier lugar. Lleve siempre consigo epinefrina para tratamientos de emergencia.

Mujer en un restaurante, con sus amigos, pidiendo a la camarera alimentos del menú sin alérgenos.

¿Puedo salir a cenar si tengo alergias alimentarias?

Salir a comer es un pasatiempo. Pero si usted tiene una alergia alimentaria, esto requiere una planificación previa. También requiere atención especial en el restaurante para asegurarse de que la comida que pida sea segura.

Para planificar una comida segura en un restaurante:

  • Llame al restaurante con anticipación o consulte los menús en línea antes de ir. A veces los restaurantes ofrecen un “menú apto para personas alérgicas”.
  • Informe al personal del restaurante sobre sus alergias alimentarias. Una tarjeta para el chef que enumere sus alergias alimentarias podría servirle. Solicite que se la entreguen al chef o al personal de cocina.
  • Lea atentamente los menús y no pida alimentos que puedan provocar una reacción alérgica. Pregunte por los ingredientes.
  • Lleve epinefrina para tratar la anafilaxia si ocurriera.

Establezca un diálogo abierto con todos: el gerente, el anfitrión, los camareros e incluso el chef. Colabore con ellos para asegurarse de recibir una comida segura.

Cuanto más hable con el personal del restaurante, más intuirá si el restaurante es un lugar seguro en el que cenar. Por ejemplo, si el personal del restaurante confunde las alergias alimentarias con los alimentos sin gluten, es una señal de alerta. Quizás no quiera comer allí.

Tome decisiones seguras cuando salga a cenar. Elija comidas con ingredientes simples que le resulten familiares. También puede considerar algunas de las sugerencias seguras que recomiende el anfitrión, el camarero o el chef.

Muchos restaurantes y establecimientos de comida rápida ahora enumeran los alérgenos en sus menús. Publican información sobre concienciación en materia de alergias alimentarias en el área de la cocina. Algunos estados, como Massachusetts, tienen leyes que exigen estos protocolos.

La conclusión es la siguiente: si no se siente cómodo o cree que el personal del restaurante no comprende completamente que su alergia alimentaria podría poner en peligro su vida, la mejor opción sería no comer allí.

¿Es seguro besar si tiene alergias alimentarias?

Un beso puede acarrear una reacción alérgica debido a la presencia de un alérgeno alimentario en la saliva de su pareja. Los estudios demuestran que la saliva puede retener un alérgeno durante cuatro horas, incluso después de que el cuerpo haya absorbido el alimento. Sin embargo, el riesgo de sufrir una reacción grave es muy pequeño.

Si su pareja ha comido uno de sus alérgenos alimentarios, es mejor posponer ese beso. Si bien puede que no sea romántico, pídale a su pareja que se cepille los dientes y la lengua y que se enjuague la boca antes de besarse. Los alérgenos pueden permanecer en la boca durante horas después de ingerir el alimento.

¿Puedo confiar en un cuidador si mi hijo tiene alergias alimentarias?

Confiar en una niñera, un miembro de la familia o incluso otros padres para que cuiden de forma segura a su hijo alérgico a los alimentos puede ser estresante. Pero no puede quedarse en casa con su hijo las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Por lo tanto, debe encontrar personas en las que pueda confiar y que estén dispuestas a aprender cómo controlar la alergia alimentaria de su hijo y saber qué hacer en caso de emergencia.

Si tiene una familia amplia, ellos pueden representar un cómodo punto de partida para confiar en que otros cuiden de su hijo. Si la familia no está cerca, elija a un amigo cercano o a alguien en quien realmente confíe.

Cualquier persona en quien usted confíe debe comprender las necesidades del plan de emergencia para alergias y anafilaxia de su hijo. Debe saber qué síntomas buscar en una reacción alérgica grave. Deje instrucciones específicas y revíselas con el cuidador antes de dejarle a su hijo a cargo. Muéstrele cómo administrar epinefrina si se produjera una exposición accidental.

Establezca expectativas claras para la comida y planifique los horarios de las comidas. Decida de antemano si su hijo puede comer mientras usted no está. Elija ciertos refrigerios seguros que pueda comer mientras usted está fuera. Deje claro con el cuidador que no se permite consumir ningún alimento que no lo haya aprobado previamente usted. También deje claro que el cuidador no debe manipular ni consumir alimentos que contengan alérgenos mientras lo cuida debido al riesgo de contacto cruzado.

¿Es seguro que mi hijo quede con otros para jugar si tiene alergias alimentarias?

¿Su hijo tiene edad suficiente para empezar a quedar para jugar con amigos en otros hogares? Hay algunos pasos a seguir para garantizar una tarde divertida y segura.

Primero, hable con los padres del otro niño sobre la alergia alimentaria de su hijo. Muéstreles el plan de emergencia de su hijo. Explique los signos y síntomas de una reacción alérgica grave y cómo administrar epinefrina si es necesario.

A veces, otros padres no toman en serio las alergias alimentarias. Si ese es el caso, considere quedar para jugar en su propia casa o en el parque.

Empaque un refrigerio seguro para su hijo y otro igual para su amigo para que coman juntos durante su cita de juego. Deje claro que no se permiten otros refrigerios y que cualquier otro alimento debe aprobarlo previamente usted. Revise también los riesgos de contacto cruzado para que su hijo no quede expuesto inadvertidamente a un alérgeno mientras está en la casa de otra persona.

¿Puedo tomar café si tengo alergias alimentarias?

Si es una persona que bebe café y tiene alergias alimentarias, esa simple taza de café puede resultar complicada de manejar, independientemente de que esté en casa o en su cafetería local.

Cuando esté en casa, prepare café que sea 100 % de granos de arábica. Revise el paquete para asegurarse de que no haya ingredientes ni sabores agregados.

¿Tiene una máquina de café (como una Keurig) que utiliza cápsulas prefabricadas? Existe riesgo de contacto cruzado con otras cápsulas utilizadas anteriormente en la máquina. Por ejemplo, una cápsula de café con avellanas puede dejar residuos en el filtro. Limpie la máquina de café antes de usarla. Verifique que nadie más esté usando cápsulas de café que contengan su alérgeno.

La mayoría de las cafeterías utilizan actualmente múltiples opciones de leche junto con sabores y jarabes. A medida que las cafeterías utilizan más opciones de leche, existe un riesgo de contacto cruzado para las personas con alergias a las almendras (fruto seco), la soja, el arroz, el trigo y el coco. También existe el riesgo de contacto cruzado entre superficies, cucharas, varillas calentadoras, jarras y agitadores.

Al pedir café, primero mire el menú. Verifique qué leches figuran en la lista para comprobar si alguna contiene su alérgeno. Luego, cuéntele al barista sobre su alergia alimentaria cuando haga su pedido. Sea específico: dígale que no puede consumir su alérgeno. Si es posible, observe cómo se prepara el café para que se sienta cómodo bebiéndolo.

Foto de un hombre arrastrando equipaje por una terminal de aeropuerto

Viajar con alergias alimentarias

Las alergias alimentarias no tienen por qué impedirle a usted ni a su familia disfrutar de un viaje. Un viaje seguro comienza con una buena planificación.

Programe un chequeo con su médico de atención primaria o alergólogo antes de un viaje. Pregunte sobre las medidas que puede tomar para evitar los síntomas de alergia alimentaria mientras viaja. Verifique si su dispositivo de epinefrina está vencido o necesita recargarlo. Empaque documentos de atención médica importantes, como los siguientes:

  • Plan de emergencia para alergias y anafilaxia.
  • Información del seguro médico.
  • Número de teléfono de su médico.

Planifique sus comidas y refrigerios de viaje con anticipación y lleve comida adicional en caso de retrasos. Trate de alojarse en hoteles con cocina y refrigerador para guardar refrigerios y comidas de forma segura.

Descubra dónde se encuentran los hospitales y farmacias en su destino de viaje. De esta manera estará preparado si surge una emergencia alérgica.

Viajes en avión con alergias alimentarias

¿Sueña con unas vacaciones en un lugar lejano? El viaje en avión es probablemente el mejor medio de transporte para llegar allí. Sin embargo, viajar en avión puede presentar desafíos para las personas con alergias alimentarias graves. La posibilidad de sufrir una emergencia durante el vuelo puede ser una preocupación grave. Casi el 2 % de las emergencias médicas a bordo están relacionadas con alergias.

Llame a la aerolínea con anticipación o visite su sitio web para conocer las políticas sobre comidas y refrigerios a bordo. La información en los sitios web de las aerolíneas generalmente se puede encontrar en “Necesidades de viaje especiales”.

Muchas aerolíneas ya no sirven bolsas de maní o frutos secos gratis durante los vuelos. Sin embargo, algunos refrigerios y comidas pueden contener trazas de frutos secos. Y otros pasajeros pueden subirlos a bordo.

Las personas con alergia al maní o a los frutos secos deben tomar las siguientes medidas antes de un vuelo:

  • Informe a la tripulación de vuelo sobre su alergia. Si planea comprar una comida a bordo, solicite una comida libre de alérgenos. Sin embargo, evitar la comida de los aviones puede ser la opción más segura.
  • Limpie los asientos y las bandejas cuando llegue a su asiento. Esto puede ayudar a eliminar cualquier residuo de fruto seco.
  • Evite el uso de almohadas o mantas de avión. Considere traer algo para cubrir su asiento, ya que a veces los pasajeros anteriores pueden dejar residuos.
  • Solicite una zona de protección en la que no se venda ni sirva ningún producto con maní o frutos secos.
  • Traiga su propia comida apta para personas alérgicas y evite comer la comida de la aerolínea.
  • Lleve consigo la epinefrina recetada a bordo. Asegúrese de que pueda acceder con facilidad a ella durante el vuelo.

Algunas aerolíneas permitirán a los viajeros embarcar previamente para limpiar las áreas de asientos. Al solicitarlo, imprima la política de alergias alimentarias de la aerolínea o la información que reciba del servicio de atención al cliente. Luego preséntela en la puerta de embarque y a la tripulación de vuelo.

Alergias alimentarias en parques de diversiones y parques temáticos

Muchos parques de diversiones y parques temáticos tienen pautas sobre la entrada de comida y opciones para cenar. Así que planifique con anticipación sus comidas cuando esté en el parque.

Busque en línea las políticas sobre alergias alimentarias del parque de diversiones o parque temático que desea visitar. Si se le permite entrar con un refrigerio o comida dentro del parque, verifique si necesita autorización o documentación.

La mayoría de los restaurantes y establecimientos de comida rápida en parques temáticos o de diversiones tienen adaptaciones para personas con alergias alimentarias.

Verifique si las estaciones de primeros auxilios dentro de los parques tienen epinefrina a mano. Pregunte si los paramédicos o enfermeros están capacitados para administrarlos.

Consejos para ir de crucero

Los bufés son comunes en los cruceros. El contacto cruzado con sus alérgenos puede desencadenar una reacción alérgica. Los alérgenos también pueden entrar accidentalmente en los alimentos a través de ollas y sartenes, aceite de cocina y utensilios compartidos.

Elija los restaurantes del barco que cocinen y sirvan comidas individuales en lugar de los bufés. Antes de realizar el pedido, hable con el camarero y solicite hablar con el chef. Infórmeles sobre sus alergias alimentarias y preocupaciones sobre el contacto cruzado.

Consulte los menús del restaurante para el día siguiente y alerte al personal ante cualquier inquietud. Las excursiones terrestres requieren toda su atención. Si no está seguro de comer en un restaurante en la costa, lleve sus propios refrigerios o comida. Y no olvide su epinefrina.

Alergia al maní en lugares públicos

¿Qué tan frecuentes son los residuos de maní en lugares públicos? En un estudio reciente, los investigadores probaron los niveles de proteína de maní presentes en las superficies de las mesas en los siguientes lugares:

  • Restaurantes, tanto los que ofrecían maní con cáscara como los que no.
  • Mesas de avión plegables durante los vuelos que servían maní y los que no.
  • Mesas de biblioteca.
  • Mostradores de coberturas en tiendas de yogur helado.

Las tiendas de yogur helado presentaban, por mucho, la mayor cantidad de proteína de maní en sus mostradores. Sin embargo, ninguna de las superficies estaba completamente libre de maní. Aquí está la cantidad de proteína de maní que se encontró en cada superficie:

  • Mostrador de tienda de yogur helado: 11.126,7 ng/ml
  • Mesas de avión plegables después de un servicio de maní a mitad del vuelo: 175,3 ng/ml
  • Mesas de restaurantes que sirven maní con cáscara: 41,1 ng/ml
  • Mesas de avión plegables en vuelos que no sirven maní: 13,5 ng/ml
  • Mesas en restaurantes que no sirven maní: 0,77 ng/ml
  • Mesas de biblioteca: 0,75 ng/ml

Otros consejos de viaje para reducir las posibilidades de sufrir una reacción alérgica alimentaria

  • Al igual que con las aerolíneas, solicite adaptaciones especiales para alergias alimentarias al hacer una reserva de autobús o tren. Pregunte por estas adaptaciones nuevamente cuando aborde. Si hay servicio de comida, solicite una comida libre de alérgenos o lleve una consigo.
  • Cuando llegue a su asiento de autobús o tren, limpie la bandeja y los reposabrazos con una toallita sanitaria.
  • Lleve epinefrina en el equipaje de mano. Manténgala con usted en lugar de guardarla en los compartimentos superiores.
  • Asegúrese de que su epinefrina de emergencia esté en una bolsa de fácil acceso durante los viajes.
  • Comuníquese con los anfitriones si se hospeda en una casa familiar (como AirBnB o VRBO). Pida que la casa esté limpia de todos los residuos de comida en el área de la cocina, incluido el refrigerador.
  • Si tiene alergias alimentarias graves, puede que sea mejor no alquilar una casa familiar con espacio compartido. El riesgo de exposición a alérgenos alimentarios podría ser demasiado alto.
Musulmán feliz en la mesa con su familia disfrutando de una comida étnica cocinada sin alérgenos alimentarios.

¿Cómo puedo asistir de forma segura a reuniones y celebrar días festivos si tengo alergias alimentarias?

Ya sea para Pascua, Pésaj, Halloween, Acción de Gracias, Hannukah o Navidad, puede hacer que las celebraciones y reuniones sociales sean seguras para personas con alergias alimentarias.

Mencione las alergias alimentarias cuando se ofrezca la invitación a la reunión. Pregunte por el menú, incluidos los ingredientes. Si no hay alimentos aceptables para usted o su hijo, puede ser mejor que lleve su propia comida o refrigerios.

Mantenga los platos que puedan contener alérgenos separados de los platos libres de alérgenos. Etiquete cada plato para identificarlo claramente. Si sirve un bufé, anime a las personas con alergias alimentarias a que se sirvan primero. Tenga una cuchara para cada plato.

Considere pedirles a todos los presentes en la reunión que traigan un alimento seguro, libre de alérgenos. Cuando el menú es seguro para cada persona de la mesa, todos los invitados se sienten incluidos.

Dado que muchos días festivos suelen centrarse en la comida, asegúrese de que existan otro tipo de tradiciones que usted y su hijo puedan esperar como parte de la celebración.

Consejos sobre los alérgenos alimentarios más habituales en varios días festivos

  • Los padres deben inspeccionar los dulces de Halloween de sus hijos. Revise cada etiqueta cuidadosamente. La ley federal exige que las etiquetas de los alimentos, incluso las barras de chocolate de tamaño pequeño, incluyan una lista de alérgenos comunes. Si no puede leer la etiqueta de ingredientes, lo más seguro es evitar comer los dulces. Recuerde también que los dulces del tamaño de un refrigerio pueden tener ingredientes diferentes a los de su contraparte de tamaño completo.
  • Si un niño de una familia tiene alergias alimentarias y otro no, separe los dulces navideños que contengan alérgenos para que no haya posibilidad de exposición accidental.
  • Colorear huevos es una actividad segura durante la Pascua siempre y cuando la persona con alergia al huevo no lo coma. Tocar el caparazón duro no representa ninguna amenaza.
  • Durante Pesaj, en lugar de colocar un huevo duro en un plato del Séder, considere usar una flor o un huevo de plástico.
  • Utilice huevos de plástico para la búsqueda de huevos de Pascua y llénelos con juguetes, dinero o pegatinas, en lugar de con dulces. También puede utilizar huevos de plástico en lugar de huevos reales cuando jueguen a la carrera del “huevo en la cuchara”.
  • ¿Preparar alimentos que contengan huevo? Pruebe estos sustitutos: puré de manzana sin azúcar, puré de albaricoque, plátano o gelatina natural.
  • Las personas con alergia al látex también pueden desarrollar reacciones alérgicas a algunas frutas y verduras. Aproximadamente la mitad de las personas con alergia al látex puede desarrollar síntomas de alergia al aguacate, el plátano o el kiwi.

 

Una fila de niños con mochilas corriendo emocionados hacia su escuela.

Manejo de las alergias alimentarias en la escuela

Manejar las alergias alimentarias en la escuela puede resultar aterrador, tanto para los padres como para los niños. El miedo a una exposición accidental puede causar mucha ansiedad. Es importante que los enfermeros, los maestros, los entrenadores y demás personal escolar estén preparados para velar por la seguridad de los niños en la escuela. También es importante que los niños con alergias alimentarias no queden excluidos de las actividades.

  • Haga arreglos para ver a su médico o alergólogo durante el verano antes de que comiencen las clases. Actualice sus formularios de medicamentos y su plan de emergencia para alergias y anafilaxia.
  • Verifique la fecha de vencimiento de la epinefrina que su hijo lleve a la escuela. Anote la fecha en su calendario. Esté preparado para proporcionar medicamentos que estén al día cuando sea necesario.
  • Pídale al médico una nota para el departamento de servicios de alimentos que identifique la alergia de su hijo. También identifique cualquier sustitución de alimentos necesaria. Por ejemplo, si su hijo tiene alergia a la leche, es posible que desee que la sustituya por jugo o agua.
  • Concierte una cita, preferiblemente antes del inicio del año escolar, para visitar la escuela. Hable sobre la alergia alimentaria de su hijo con el maestro y el personal de enfermería de la escuela, si están disponibles.
  • Hable sobre cualquier adaptación que su hijo pueda necesitar en el comedor o el aula. Deje los formularios, los medicamentos y el plan de emergencia para alergias y anafilaxia de su hijo al personal de enfermería de la escuela. Proporcione a la escuela un permiso por escrito para llamar al pediatra de su hijo si tiene alguna pregunta.
  • Elabore un plan para informar a la escuela si su hijo tiene una reacción alérgica grave fuera de la escuela.

Los niños con alergias alimentarias son vulnerables al acoso escolar y en línea. Podría provenir de compañeros de clase que se burlan de ellos o los acosan porque son “diferentes”. El acoso puede incluso implicar la exposición deliberada a un alérgeno alimentario. Esto puede afectar negativamente el desarrollo social y la autoestima de un niño, justo cuando están aprendiendo a autocontrolar su alergia alimentaria.

El acoso puede ser un problema antiguo, pero es necesario abordarlo si queremos que los niños prosperen. Detener las confrontaciones antes de que comiencen permite crear un ambiente donde todos los niños se sientan protegidos.

Padres: involucrase con los niños y ayudarlos a hablar sobre sus sentimientos acerca de la escuela. Desarrollar su confianza en sí mismos. Realizar juegos de roles y practicar un lenguaje asertivo que los niños puedan usar para defenderse. Cuando los padres son conscientes del acoso, las posibilidades de obtener un resultado positivo son mayores.

Escuelas: construir un ambiente saludable. Establecer una política de tolerancia cero ante el acoso y obligar su cumplimiento. Educar a todos los estudiantes sobre las alergias alimentarias. Cuando los niños comprenden por qué existen ciertas adaptaciones, se vuelven más tolerantes y comprensivos.

Manejo de las alergias en la escuela

Madre en la cocina cocinando, mientras dos niñas se sientan en la mesa mirando en su dirección.

Apoyo en el manejo de alergias alimentarias para familias

Para muchas familias, las alergias alimentarias y la inseguridad alimentaria son motivo de especial preocupación. El apoyo es necesario para una buena nutrición, salud y seguridad.

La inseguridad alimentaria se produce cuando no se tiene suficiente comida o el tipo de comida adecuado para comer. Puede ocurrir por no tener suficiente dinero. O es posible que no tenga acceso a una tienda de comestibles con alimentos frescos.

Las personas con alergias alimentarias, enfermedad celíaca y otras enfermedades crónicas corren el riesgo de sufrir inseguridad alimentaria. Esto se debe a que pueden necesitar alimentos especiales (sin lácteos, sin gluten, etc.) para su dieta. A veces puede resultar un desafío encontrar estos alimentos especiales.

Muchas personas con alergias alimentarias tienden a gastar más en alimentos que aquellas sin alergias alimentarias. Los alimentos aptos para personas alérgicas a menudo se clasifican como artículos especiales y pueden costar más que alimentos similares. Pueden resultar demasiado costosos para muchos hogares que ya tienen dificultades para afrontar el costo de los alimentos. Consulte algunas formas de solventar alimentos libres de alérgenos.

¿Qué puede hacer si no puede pagar la epinefrina? ¡Aquí encontrará recursos útiles!

Manos de mujer sosteniendo un recipiente vacío con una cuchara dentro.

Estrés, impacto en la salud mental y manejo de un diagnóstico de alergia alimentaria

Manejar las alergias alimentarias supone un desafío diario. Implica incertidumbre e imprevisibilidad. Requiere encontrar un equilibrio entre vigilancia y preparación. Por lo tanto, no sorprende que las personas con alergias alimentarias se sientan abrumadas. La ansiedad y el estrés son comunes.

La ansiedad derivada de un diagnóstico de alergia alimentaria difiere entre los grupos de edad:

  • Los niños pequeños pueden sentirse angustiados por no saber qué alimentos son seguros para comer, especialmente cuando no están cerca de sus padres.
  • Los adolescentes y los jóvenes tienen más probabilidades de sentir ansiedad generalizada, baja autoestima y depresión. Incluso pueden evitar comer.
  • Los adultos pueden preocuparse por salir a comer a restaurantes. Es posible que les preocupe tener que pagar epinefrina para alergias alimentarias graves.
  • Los padres y cuidadores dicen que a menudo temen por la seguridad de sus hijos en torno a los alimentos.
  • Todos los grupos de edad pueden experimentar estrés postraumático después de un episodio de anafilaxia.

La ansiedad es una emoción humana normal. La mayoría de la gente considera que la ansiedad es una emoción negativa que debe evitarse. Pero aunque la ansiedad resulte incómoda, puede resultar útil. Alienta a las personas a planificar y prepararse. Estos son aspectos clave para mantenerse seguro.

Manejar una alergia alimentaria con éxito es una habilidad vital. Cuando estamos desarrollando una nueva habilidad, por lo general, hay malestar. Las condiciones alérgicas pueden ser exigentes debido a su naturaleza de impacto y peligro para la vida. Pero en el fondo, todavía estamos desarrollando habilidades vitales, como lo hacemos en otras áreas de nuestras vidas. No es necesario que dé un gran salto fuera de su zona de confort (a menos que se sienta preparado para hacerlo). Empiece poco a poco y vaya desarrollando sus habilidades con el tiempo.

Cuando el estrés y la ansiedad comiencen a afectar a su día a día, es posible que necesite ayuda. Hable con un alergista certificado o su equipo de atención médica sobre:

  • Gestionar las alergias alimentarias en el día a día.
  • Comprender y aprender a evaluar los riesgos.
  • Transitar la ansiedad por alergias alimentarias.
  • Identificar los conocimientos que necesita, pero que no tiene.
  • Identificar fuentes confiables de información sobre alergias alimentarias en línea.

Su alergista puede recomendarle un profesional de salud mental que también puede ayudarle a lo siguiente:

  • Aprender a controlar la ansiedad por alergias alimentarias.
  • Vivir con alergias alimentarias o adaptarse a ellas.
  • Identificar qué hacer si la ansiedad por alergias alimentarias no desaparece.
  • Incorporar la evitación para calmar la ansiedad y el miedo.

 

Otros recursos para vivir con alergias alimentarias

A continuación se muestra una lista de recursos para vivir o trabajar con alergias alimentarias.

Recursos descargables para la comunidad de alergias alimentarias: una buena fuente de recursos tanto en inglés como en español, que incluyen:

  • Preguntas frecuentes sobre alergias alimentarias
  • Prepararse para que otros cuiden a niños con alergias alimentarias
  • Métodos de limpieza
  • Salir a cenar
  • Evitar el contacto cruzado
  • Comprender las etiquetas de los alimentos
  • ¡Y mucho más!

Recursos para consumidores y personal de programas de asistencia alimentaria: recursos para ayudar a las familias a superar algunos de los desafíos que conlleva el uso de programas de asistencia alimentaria y enseñar al personal a prevenir el contacto cruzado y responder a la anafilaxia.

Herramientas escolares: recursos sobre anafilaxia y alergias alimentarias para profesionales: un folleto con recursos para niños alergias alimentarias o anafilaxia.

Sustitutos alimentarios seguros

Si tiene alergias alimentarias, puede resultarle difícil preparar algunas de sus comidas favoritas. La columnista de alergias a los alimentos, Erin Malawer, ofrece una lista de sustitutos alimentarios seguros para algunos de los alérgenos más comunes.

AlergiaSustituto

Icon of milk cartonLácteos

Leche de arroz; leche de soja; leche de almendras; leche de coco

Notas: Lácteos se refiere a leche, nata, mantequilla, queso, helado, sorbete, yogur y otros derivados a base de leche. Antes de sustituir por leche de soja, coco o almendras, asegúrese de que no sea alérgico a la soja, el coco o los frutos secos.

Icon of eggHuevos

Puré de manzana sin azúcar (más ½ cucharadita de bicarbonato de sodio para hornear)


Notas:
Los huevos se utilizan a menudo como aglutinantes (se encuentran en albóndigas y pasteles de carne), así como para glasear panes. La mayoría de las veces puede omitir el huevo en una receta, pero para que los platos y postres horneados suban, necesitará de un sustituto del huevo.

Icon of a peanutManí

Mantequilla a base de girasol (si se usa para darle sabor)


Notas:
Las mantequillas de girasol se comportan igual que la mantequilla de maní. También puede utilizar una nuez de árbol como sustituto del maní entero; los anacardos tienen una textura y un sabor similares. Tenga en cuenta que muchas personas alérgicas al maní también pueden tener alergia a los frutos secos.

Icon of a tree nutNueces de árbol

Semillas de girasol o calabaza; garbanzos asados para ensaladas


Notas:
Al sustituir nueces de árbol, deberá considerar reemplazarlas tanto por el sabor como por la textura.

Icon of soySoja

Aceite de canola o de oliva


Notas:
La soja se encuentra en muchos alimentos procesados, incluidos la margarina y el aceite vegetal. Lea las etiquetas con cuidado para aquellos con alergia a la soja.

Icon of wheatTrigo

Mezclas de harina sin gluten; copos de maíz para empanizar


Notas:
Evite la cebada, el centeno y, a veces, la avena. Mantenga pasta, pan y una provisión de arroz sin gluten.

Icon of sesameSésamo

Mantequilla de girasol; aceite de cártamo


Notas:
Las alergias a las semillas de sésamo van en aumento y pueden provocar reacciones graves similares a las alergias a las nueces. Además, quienes son alérgicos pueden reaccionar al aceite de sésamo. No existe un sustituto fácil a la semilla entera, pero el aceite de cártamo ofrece un sabor muy similar al aceite de sésamo y se puede cocinar a fuego alto.

Icon of cornMaíz

Canola; aceites de oliva; miel; néctar de agave


Notas:
La mayoría del polvo para hornear comercial contiene maicena. Haga una versión segura combinando 1 cucharadita de bicarbonato de sodio con ½ cucharadita de crémor tártaro (un producto sin lácteos). Esté atento a los alimentos procesados con extracto de vainilla y jarabe de maíz: ambos podrían provocar una reacción.

Revisado por:

Dra. Purvi Parikh, miembro del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (FACAAI), alergista e inmunóloga pediátrica y de adultos en Allergy and Asthma Associates of Murray Hill en la ciudad de Nueva York. Integra el cuerpo docente como profesora adjunta clínica en los Departamentos de Medicina y Pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York.

Dr. Stanley Fineman, miembro del FACAAI, un alergista e inmunólogo certificado en Atlanta Allergy and Asthma. Obtuvo su título de médico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory. Es el antiguo presidente del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (ACAAI).

Dr. Michael Pistiner, licenciado en Ciencias, miembro del FACAAI, un alergólogo e inmunólogo pediátrico certificado. Trabaja como director de Defensa, Educación y Prevención de Alergias Alimentarias del Centro de Alergias Alimentarias del MassGeneral Hospital for Children en Boston. Es el cocreador del sitio web educativo sobre alergias AllergyHome.org.