Red Alergia & Asma

Algunos enlaces externos pueden estar en inglés

Información completa sobre las alergias

 

¿Qué es la alergia?

Una persona alérgica tiene un sistema inmunitario hiperactivo, lo que significa que reacciona ante elementos inofensivos, como el polen, el pelo de las mascotas o un alimento específico. Estos elementos normalmente inofensivos que causan una reacción se llaman “alérgenos”.

¿Cuáles son las causas de las alergias?

El sistema inmunitario humano es el sistema de defensa del cuerpo contra enfermedades e infecciones. Su función es evitar que ingresen gérmenes, alérgenos y sustancias extrañas al organismo, así como trabajar para eliminar cualquier agente que lo haga.

En las personas con alergia, cambia la forma habitual en que el sistema inmunitario aborda ciertos alérgenos, como el polen, el moho, los ácaros del polvo o la caspa de los animales, y el cuerpo los identifica como invasores peligrosos. Por ende, el sistema inmunitario crea un anticuerpo IgE específico para combatir dicho alérgeno en caso de que vuelva a ingresar al organismo.

¿Cómo se produce una reacción alérgica?

Al entrar en contacto con el mismo alérgeno más adelante, el cuerpo está listo para responder con sus anticuerpos IgE que lo protegen contra ese alérgeno. Los anticuerpos se adhieren a los glóbulos blancos llamados “mastocitos” que recubren la membrana mucosa de la nariz, los ojos y los pulmones, y causan inflamación. Los cilios, las diminutas proyecciones similares a cabellos que atrapan y eliminan los alérgenos, quedan atascados debido a la presencia de mucosidad y líquido, lo que desencadena síntomas de alergia.

Woman holding a tissue to her nose during a telehealth online visit with her allergist
Descargue nuestra guía gratuita
Comprensión de las alergias
photo of a woman blowing her nose

¿Las alergias son graves?

Las alergias no son solo una molestia, sino que constituyen un problema de salud grave. Pueden interferir en las actividades cotidianas y afectar la calidad de vida. Por lo general, se dividen en dos categorías:

Alergias ambientales

  • Polen
  • Moho
  • Mascotas
  • Ácaros del polvo
  • Cucarachas
  • Ratones
  • Ácaros del polvo

Alergias potencialmente mortales

Estos son algunos alérgenos comunes que pueden causar reacciones alérgicas graves y potencialmente mortales (lo que se denomina “anafilaxia”) como resultado de la exposición.

  • Alimentos
  • Veneno de insectos
  • Látex
  • Medicamentos

¿Las alergias son hereditarias?

Aproximadamente 50 millones de personas en los Estados Unidos tienen algún tipo de alergia. Aunque no se da en todos los casos, la tendencia a padecer alergias suele ser hereditaria, es decir, se transmite de generación en generación. Sin embargo, no todos los miembros de una misma familia serán alérgicos a las mismas cosas, incluso algunos no serán alérgicos en absoluto.

¿Cuáles son los síntomas de alergia más frecuentes?

Los síntomas de alergia varían según la persona y el tipo de alergia. Los síntomas de las alergias estacionales o ambientales incluyen lo siguiente:

  • goteo nasal, generalmente con mucosidad de color claro o pálido;
  • estornudos;
  • tos;
  • ojos rojos y llorosos;
  • picazón alrededor de la nariz, la boca o los ojos.

Si no se tratan, estos síntomas pueden dar lugar a otros problemas, como congestión nasal, dolor de cabeza y dolor de garganta; por ende, es importante recibir tratamiento.

Los síntomas de alergia también pueden ser muy graves y potencialmente mortales, y provocar anafilaxia. Los síntomas que pueden requerir atención de emergencia son los siguientes:

  • síntomas cutáneos, como picazón, enrojecimiento, hinchazón y urticaria;
  • síntomas orales, como picazón, e hinchazón de los labios y la lengua;
  • síntomas estomacales, como vómitos, diarrea y calambres;
  • síntomas respiratorios, como falta de aire, sibilancias, tos y dolor u opresión en el pecho;
  • síntomas cardíacos, como pulso débil, mareos y desmayos;
  • dolor de cabeza, congestión nasal, ojos llorosos y sudoración;
  • confusión y sensación de muerte inminente;
  • pérdida de la consciencia.

¿Las alergias pueden causar fiebre?

No, las alergias no provocan fiebre debido a que no son causadas por un virus. Si presenta síntomas frecuentes de alergia (tos, estornudos, congestión nasal o secreción nasal) junto con fiebre, es posible que tenga un resfriado, gripe o una infección bacteriana o de otro tipo. Si tiene los ojos llorosos y con picazón, es probable que tenga una alergia; este no es un síntoma frecuente del resfriado o la gripe.

¿Cómo se diagnostican y evalúan las alergias?

Es importante saber qué alérgenos provocan los síntomas. Para que le hagan un diagnóstico y una prueba de alergias, debe consultar a un alergólogo certificado por la junta. El alergólogo hará lo siguiente:

  • Revisará sus antecedentes médicos y los de su familia.
  • Le preguntará sobre la frecuencia y la gravedad de los síntomas.
  • Le preguntará qué actividades podrían exponerlo a alérgenos.
  • Le preguntará sobre su entorno doméstico y laboral.
  • Le hará una exploración física de los ojos, los oídos, la nariz y los pulmones.

Según los resultados, el alergólogo puede determinar si debe someterse a una prueba de alergias. Las pruebas de alergias pueden incluir pruebas de punción cutánea y análisis de sangre. Luego, trabajará con el alergólogo para comprender los resultados y elaborar un plan de tratamiento.

¿Qué medicamentos y tratamientos para las alergias están disponibles?

Actualmente, hay varias opciones de tratamiento disponibles para las alergias, incluidas las siguientes:

  • prevención de la exposición a alérgenos
  • medicamentos
  • inmunoterapia con alérgenos
  • aerosoles y lavados nasales

Los medicamentos usados para tratar las alergias incluyen los siguientes:

  • antihistamínicos
  • descongestivos
  • aerosoles nasales de corticosteroides
  • modificadores de leucotrienos
  • estabilizadores de mastocitos
  • anticolinérgicos
Photo of a male doctor talking to a female child and her mother

La inmunoterapia con alérgenos, también conocida como “vacunas antialérgicas”, ayuda a aumentar la tolerancia a los alérgenos, reduciendo o eliminando los síntomas. Implica la administración al paciente de una cantidad cada vez mayor del alérgeno de forma regular, hasta que se alcanza un nivel de mantenimiento.

La tolerancia al alérgeno suele persistir después de que finaliza la inmunoterapia; sin embargo, la tasa de éxito a largo plazo varía según la persona.

Las vacunas antialérgicas y los comprimidos sublinguales son tipos de inmunoterapia que el alergólogo puede recomendar para el tratamiento de las alergias. Consulte al alergólogo para que determine cuál es la mejor opción de tratamiento para usted.

¿Cuáles son las alergias más frecuentes?

Muchas sustancias desencadenan síntomas alérgicos. Los alérgenos más comunes son los siguientes:

Alergia a los alimentos

En los Estados Unidos, ocho alimentos representan el 90 % de todas las reacciones alérgicas, los cuales se conocen como los “ocho alérgenos alimentarios principales”:

  • leche de vaca
  • huevos de gallina
  • cacahuates
  • frutos secos
  • trigo
  • soja
  • pescado
  • mariscos

Alergia al polen

Entre los síntomas de la alergia al polen (partículas diminutas liberadas por árboles, hierbas y malezas que flotan en el aire en primavera, verano y otoño, o durante todo el año en áreas con inviernos templados),

se incluyen los siguientes:

  • estornudos
  • ojos llorosos o con picazón
  • congestión
  • picazón en la garganta

Las alergias al polen pueden ocurrir durante todo el año. Las alergias al polen de los árboles son frecuentes a fines del invierno y principios de la primavera, seguidas por las alergias al polen de las hierbas a fines de la primavera y durante el verano. Luego, hacia el final del verano, son más frecuentes las alergias al polen liberado por las malezas, como la ambrosía.

Hay formas de limitar la exposición a los alérgenos del polen y minimizar los síntomas. Sin embargo, las alergias al polen pueden requerir el uso de medicamentos para controlar los síntomas, por lo que las opciones de tratamiento deben analizarse con un alergólogo certificado por la junta.

​Alergia al moho

El moho es un organismo microscópico llamado “hongo”, que se encuentra prácticamente en todas partes, tanto en interiores como en exteriores. El moho se reproduce a través de esporas esparcidas por el agua, los insectos o el aire, que son tan diminutas y ligeras que pueden flotar en el ambiente como el polen. Estas esporas se pueden inhalar y causar síntomas alérgicos,

como los siguientes:

  • congestión nasal y sinusal
  • dolor de garganta
  • estornudos
  • ojos llorosos o con ardor
  • tos seca
  • falta de aire
  • irritación de la nariz, la garganta o la piel

Las esporas de moho son especialmente peligrosas para las personas asmáticas y pueden desencadenar ataques de asma, pero se desconoce el motivo exacto de dicho efecto.

A las pruebas de alergia al moho las realiza un alergólogo certificado por la junta, y pueden incluir pruebas de punción cutánea y análisis de sangre.

El tratamiento para la alergia al moho incluye lo siguiente:

  • corticosteroides nasales
  • antihistamínicos
  • descongestivos
  • montelukast (Singulair)

El moho se encuentra tanto en interiores como en exteriores, por lo que es clave limitar la exposición a este alérgeno.

Alergia a las mascotas

Las reacciones alérgicas a los gatos, perros y otros animales peludos son causadas por proteínas que se encuentran en las partículas de piel de las mascotas llamadas “caspa”, así como en su saliva y orina. En realidad, las personas no son alérgicas al pelo de las mascotas, sino a su caspa.

Los alérgenos de las mascotas pueden causar reacciones cuando se inhalan o entran en contacto con los ojos o la piel. Las reacciones pueden manifestarse en cuestión de minutos o retrasarse por horas.

La mejor manera de evitar este tipo de alergia es sacar a la mascota de la casa. Sin embargo, la caspa de los animales puede permanecer en el hogar durante semanas o meses.

Alergia a los ácaros del polvo

Los ácaros del polvo son pequeños insectos que viven en colchones, almohadas y muebles tapizados. Buscan humedad junto con su comida favorita: pequeñas partículas de piel humana descamada.

Los alérgenos provienen de los excrementos y los cadáveres de los ácaros, que se acumulan en la ropa de cama, los muebles y el polvo de la casa, e irritan la piel, las vías respiratorias y los ojos al contacto.

Los síntomas de la alergia a los ácaros del polvo incluyen lo siguiente:

  • picazón en los ojos
  • garganta áspera
  • secreción nasal
  • otros síntomas de alergia
  • síntomas de asma

Puede implementar ciertos cambios en su entorno doméstico para reducir los ácaros del polvo.

Las alergias a los ácaros del polvo se pueden tratar con descongestivos, antihistamínicos o aerosoles nasales de venta libre. Consulte a un alergólogo certificado por la junta para analizar los medicamentos y la inmunoterapia.

Alergia a las cucarachas y los ratones

Las cucarachas y los ratones suelen ser seres nocturnos; esto significa que hurgan en la noche en busca de comida y agua, y dejan rastros de alérgenos que causan síntomas al contacto o cuando se inhalan. Se cree que los alérgenos de las cucarachas provienen de las heces, la saliva y las partes del cuerpo. Los alérgenos de los ratones provienen de la piel, la saliva y la orina.

Los gabinetes y el piso de la cocina suelen ser las áreas con el nivel de alérgenos más alto, seguidos por los baños repletos de humedad. Los alimentos y los desechos que no están en sus envases correspondientes en la cocina son un factor de riesgo bien conocido. El dormitorio es otro lugar privilegiado para las cucarachas, especialmente en las casas muy infestadas.

La mejor manera de eliminar los ratones del hogar es usar trampas para ratones; colóquelas contra las paredes de su casa donde los ratones suelen escabullirse en busca de comida.

En caso de infestaciones graves, se recomienda llamar a un exterminador profesional.

Con pequeños cambios en su casa, puede aumentar las probabilidades de mantener alejados a cucarachas y ratones.

Alergia al veneno de insectos

Para la mayoría de las personas, las picaduras de insectos son una molestia a corto plazo. Sin embargo, para aquellas personas que son alérgicas al veneno de insectos, las picaduras pueden causar una reacción alérgica.

Los insectos más comunes que causan reacciones alérgicas son los siguientes:

  • avispas
  • avispones
  • avispas de papel
  • abejas
  • hormigas coloradas u “hormigas de fuego”

Los síntomas de la alergia al veneno de insectos pueden variar desde una reacción local leve hasta una reacción sistémica grave conocida como “anafilaxia”. Todas las personas corren el riesgo de sufrir una reacción alérgica, incluidas aquellas que no tienen otras alergias o que sufrieron picaduras anteriores sin problemas.

Las reacciones localizadas se pueden tratar en casa con compresas frías, antihistamínicos o cremas para aliviar la picazón.

  • Los síntomas graves y potencialmente mortales son los siguientes:
  • urticaria o picazón generalizada que aparece en otra parte del cuerpo, y no en el lugar de la picadura;
  • hinchazón de la garganta o la lengua;
  • dificultad para respirar;
  • mareos;
  • dolor de cabeza intenso;
  • calambres estomacales, náuseas o diarrea.

Si presenta estos síntomas, el único tratamiento es una inyección de epinefrina, que debe administrarse lo antes posible. En caso de necesitar una inyección de epinefrina, también debe recibir atención de emergencia.

Si tiene una alergia conocida a los insectos, siempre debe llevar consigo un autoinyector de epinefrina.

Alergias oculares

Las alergias oculares, también conocidas como “conjuntivitis alérgica”, ocurren cuando la membrana externa que protege el ojo y el párpado (llamada “conjuntiva”) se hincha e inflama debido a la presencia de alérgenos o irritantes.

Los síntomas frecuentes son los siguientes:

  • ojos rojos, irritados, llorosos y con picazón
  • ardor
  • hinchazón de los párpados
  • visión borrosa
  • sensibilidad a la luz

Los factores desencadenantes ambientales y los irritantes causan alergias oculares.

Los desencadenantes ambientales son los siguientes:

  • polen
  • moho
  • ácaros del polvo
  • caspa de mascotas

Los irritantes incluyen lo siguiente:

  • humo de cigarrillo
  • productos cosméticos
  • perfumes
  • lentes de contacto
  • solución para lentes de contacto

El tratamiento más eficaz para las alergias oculares consiste en evitar los factores desencadenantes ambientales y los irritantes.

Alergia a los medicamentos

Las alergias a los medicamentos pueden causar urticaria, mareos, náuseas, dificultad para respirar, calambres estomacales, o inflamación de la garganta o la boca. Los síntomas pueden comenzar poco después de ingerir un medicamento, o bien tomar varias horas.

Los medicamentos que suelen causar reacciones con mayor frecuencia son los siguientes:

  • antibióticos
  • aspirina y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno
  • anestésicos
  • insulina (aunque es poco frecuente)
  • medicamentos de quimioterapia

Si presenta sofocos o urticaria pocas horas después de tomar un medicamento, llame a un alergólogo certificado por la junta. Si los síntomas son graves y afectan varios órganos del cuerpo (erupción cutánea, problemas respiratorios o problemas digestivos), podría tratarse de anafilaxia. Llame al 911 y vaya a la sala de emergencias inmediatamente.

No todas las reacciones se deben a alergias a medicamentos, por lo que es importante que un alergólogo certificado por la junta le haga una prueba.

Alergia al látex

La alergia al látex provoca una reacción a las proteínas presentes en la savia lechosa del árbol del caucho (Hevea brasiliensis).

Por lo general, la alergia al látex aparece después de la exposición repetida a productos médicos y de consumo que contienen látex de caucho natural,

y representa un riesgo grave para la salud de las siguientes personas:

  • proveedores de atención médica
  • pacientes con espina bífida
  • trabajadores con exposición ocupacional
  • pacientes con varias cirugías
  • población en general

Los síntomas de la alergia al látex pueden ser leves al principio y evolucionar a cuadros más graves.

Los síntomas de la alergia al látex incluyen lo siguiente:

  • enrojecimiento de la piel
  • urticaria (ronchas)
  • picazón
  • secreción nasal
  • estornudos
  • picazón en los ojos
  • irritación de la garganta
  • asma

Este tipo de alergia también puede provocar anafilaxia, una reacción alérgica potencialmente mortal.

¿Soy alérgico o estoy resfriado?

A veces, es difícil saber si los síntomas se deben a una alergia o a otra afección, como un resfriado, gripe o sinusitis. A continuación, presentamos un cuadro con las diferencias.