Red Alergia & Asma
Algunos enlaces externos pueden estar en inglés

Disfunción de las Cuerdas Vocales (DCV)

 

photo of Female runner standing bent over and catching her breath after a running session along river.

¿Qué es la DCV?

La disfunción de las cuerdas vocales (DCV) puede verse y sentirse de manera muy similar al asma. Es una afección en la cual las cuerdas vocales se cierran, en lugar de abrirse al inhalar.

Uno mismo no puede verse las cuerdas vocales en un espejo, pero sí es posible sentirlas; si coloca su mano en la parte delantera de la garganta y traga, sentirá una bola dura que sube y baja: la glotis o laringe. Las cuerdas vocales son pliegues de tejido que se extienden a lo largo de la glotis.

Cuando usted inhala, las cuerdas vocales se abren para permitir que el aire ingrese a los pulmones; luego, se estrechan a medida que exhala. Si tiene DCV, las cuerdas vocales se cierran repentinamente cuando no deberían hacerlo, y cortan el suministro de aire. A menudo, esto ocurre al hacer ejercicio o al estar emocionalmente alterado o llorando, justo cuando más se necesita el aire.

¿Cuáles son los desencadenantes de la DCV?

Esta disfunción puede desencadenarse por factores que, con frecuencia, se asocian con el asma, entre los que se incluyen:

  • actividad física
  • estrés
  • humo de cigarrillo
  • perfume y otros olores fuertes
  • infecciones en las vías respiratorias superiores
  • contaminación del aire
  • aire frío

¿Quién puede tener DCV?

Se desconoce la prevalencia general de la disfunción de las cuerdas vocales, pero algunos estudios reducidos indican que es común en adolescentes, en particular, en mujeres que practican deportes que implican correr intensamente. Algunos creen que se debe al efecto de la pubertad sobre la laringe en desarrollo.

¿Cuáles son los síntomas de la DCV?

Entre los síntomas se incluyen los siguientes:

  • sibilancias o estridor (un sonido agudo)
  • tos crónica o carraspeo
  • falta de aire
  • opresión en la parte superior del pecho o en la garganta
  • ronquera intermitente

¿Cómo se diagnostica la DCV?

La forma más precisa de identificar la DCV es usar un laringoscopio, un tubo flexible con una pequeña cámara, que se inserta en la parte posterior de la garganta, para ver las cuerdas vocales. Aunque debe realizarse en un momento en que los síntomas estén presentes. Los médicos les piden a los pacientes que hagan un ejercicio en un equipo, para inducir los síntomas y, luego, miden la función pulmonar con un espirómetro. En el momento en que se produce la DCV, la lectura del espirómetro muestra resultados muy diferentes a los que se observan cuando una persona tiene asma.

Esta disfunción puede estar relacionada con la irritación crónica de la garganta, que sensibiliza las cuerdas vocales. La irritación podría provenir de un goteo retronasal causado por la congestión nasal crónica, de los senos paranasales, o de un reflujo gastroesofágico, en el cual los ácidos del estómago se filtran al esófago.

¿Cuál es el tratamiento de la DVC?

Además de tratar la irritación de garganta subyacente, como la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), no existe un medicamento específico disponible para tratar esta disfunción. Sin embargo, muchos pacientes son derivados a un fonoaudiólogo.

Este profesional puede ayudar a los pacientes a aprender a crear memoria muscular en la laringe, a fin de normalizar la respiración, en especial, durante la actividad física. Por ejemplo, los atletas que tienen DVC deben aprender a respirar con la mandíbula relajada y la boca abierta, mediante inhalaciones cortas y rápidas y, luego, exhalar con los labios fruncidos.

 

¿Cuál es la diferencia entre la DCV y el asma?

vocal cord dysfunction vs asthma chart

Consulte: Pregúntele al alergólogo: disfunción de las cuerdas vocales.