Red Alergia & Asma
Algunos enlaces externos pueden estar en inglés

Apnea del Sueño

 

Photo of man sleeping with a sleep apnea machine attached to his face

¿Qué es la apnea del sueño?

La apnea del sueño ocurre cuando los músculos se relajan durante el sueño; esto hace que el tejido blando de la parte posterior de la garganta se afloje y obstruya las vías respiratorias superiores, en ocasiones, durante 10 segundos o más.

Un ronquido nocturno podría indicar apnea obstructiva, un trastorno en el que la respiración se interrumpe breve y repetidamente durante el sueño, lo que reduce el flujo de aire y oxígeno a los pulmones, y puede provocar episodios de jadeo, arcadas, asfixia y tos. 

A veces, las personas con apnea del sueño se despiertan y no se dan cuenta de que estos episodios se suceden varias veces durante la noche. 

¿Quiénes pueden tener apnea del sueño?

Más de 18 millones de adultos estadounidenses tienen apnea del sueño, según la Fundación nacional del sueño. Puede presentarse en niños. Los afroamericanos, los hispanos y los isleños del Pacífico corren mayor riesgo.

Las personas que tienen asma presentan un riesgo mayor de desarrollar apnea del sueño. El sobrepeso, el tabaquismo y el consumo de alcohol también son factores de riesgo. La apnea del sueño también tiende a ser hereditaria. En algunos casos, es el resultado de la estructura del cuerpo, por ejemplo, tener la vía aérea superior pequeña, el mentón hundido, la mandíbula pequeña o el cuello grande.

¿Cuáles son los síntomas de la apnea del sueño?

Entre los síntomas se incluyen los siguientes:

  • ronquidos crónicos y fuertes
  • pausas intermitentes en la respiración, durante el sueño
  • despertares abruptos, con jadeo o asfixia
  • dolor de cabeza, boca seca o dolor de garganta por la mañana
  • somnolencia diurna excesiva
  • dificultad para concentrarse durante el día
  • presión arterial alta
  • cambios de humor, incluso depresión o irritabilidad

¿Cómo se diagnostica la apnea del sueño?

Si sospecha que tiene apnea del sueño, programe una cita con su médico. Lleve un registro de sus patrones de sueño durante la noche y de los niveles de fatiga durante el día, y cualquier otro síntoma. Pídale a la persona que duerma con usted que registre los niveles de ronquido o si su respiración parece detenerse durante cualquier período de tiempo. Es conveniente que le pida a su médico que lo remita a un centro del sueño, donde obtendrá un diagnóstico preciso.

¿Cómo se trata la apnea del sueño?

Es posible que, primero, los médicos recomienden realizar cambios en el estilo de vida, como evitar el alcohol, dejar de fumar o bajar de peso. Pueden recomendarle que deje de tomar cualquier medicamento que relaje el sistema nervioso central, por ejemplo, sedantes o relajantes musculares. A algunos pacientes, puede resultarles cómodo usar almohadas especiales para dormir de lado, en lugar de boca arriba.

El tratamiento principal para la apnea del sueño es la presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP). El paciente se coloca una mascarilla facial que se conecta a un tubo y una máquina respiratoria que envía aire a presión a la mascarilla y a las vías respiratorias, durante el descanso. Esto ayuda a mantener las vías respiratorias abiertas.

Entre los tratamientos secundarios pueden incluirse:

  • Un procedimiento quirúrgico para ensanchar las vías respiratorias mediante la extracción de tejido.
  • Un dispositivo dental para cambiar la posición de la mandíbula inferior y aumentar el flujo de aire.
  • Un implante en la parte superior del pecho, para estimular los músculos y restablecer la respiración normal.

¿De qué manera la apnea del sueño afecta el asma?

  • Puede causar o empeorar la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), un desencadenante del asma.  
  • Puede causar hinchazón e irritación de las vías respiratorias, lo que provoca un brote de asma nocturno.