Red Alergia & Asma
Algunos enlaces externos pueden estar en inglés

Enfermedad celíaca

 

Algunos productos sin gluten como pan, harina, pasta y cereales

¿Qué es la enfermedad celíaca?

Hoy en día está de moda comer alimentos sin gluten, pero para el uno por ciento de la población estadounidense diagnosticada con celiaquía (o enfermedad celíaca) es absolutamente necesario. Cuando las personas con celiaquía comen un alimento que contiene gluten, el cuerpo no puede absorber los nutrientes de forma completa. Como resultado, es posible que se produzcan lesiones graves en el recubrimiento del intestino delgado, lo que dará lugar a la aparición de síntomas debilitantes. La enfermedad celíaca afecta tanto a niños como a adultos. Es más frecuente entre las personas caucásicas y se diagnostica más en las mujeres.

La celiaquía no es una alergia ni una intolerancia alimentaria: las personas con esta afección no sufren un choque anafiláctico si comen alimentos que contienen gluten. Por el contrario, la celiaquía es una enfermedad autoinmune: el sistema inmunitario del cuerpo ataca las células sanas y provoca una reacción que a veces es grave e inmediata.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad celíaca?

Los problemas digestivos son comunes entre los pacientes celíacos, especialmente en los niños. Los síntomas son los siguientes:

  • dolor de estómago
  • hinchazón
  • cólicos
  • vómitos
  • diarrea
  • estreñimiento
  • dolor de cabeza
  • pérdida de peso
  • fatiga

Los adultos también pueden experimentar anemia, dolor de huesos o articulaciones, huesos débiles, entumecimiento en las manos y los pies y problemas en la boca como aftas bucales.

La enfermedad celíaca puede ser muy grave. Para los niños, la incapacidad de absorber los nutrientes que son tan importantes para el crecimiento y el desarrollo normal puede conducir a un

crecimiento más lento, pérdida de peso, pubertad retrasada, daños en el esmalte de los dientes y cambios de humor. En adultos, la afección puede causar complicaciones a largo plazo, como desnutrición, osteoporosis, problemas del sistema nervioso y problemas de infertilidad.

Un estudio publicado en The Journal of Allergy and Clinical Immunology sugirió que las personas con celiaquía pueden tener un mayor riesgo de desarrollar asma en el transcurso de sus vidas. El vínculo puede ser la desnutrición y los bajos niveles de vitamina D, que pueden afectar las células inmunitarias.

Lo más grave es el daño a largo plazo en los intestinos, especialmente entre aquellos que no siempre muestran síntomas.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad celíaca?

La enfermedad celíaca es difícil de diagnosticar porque muchos síntomas son similares a los de otras enfermedades, como el síndrome del intestino irritable. Muchas personas pasan de médico en médico antes de obtener finalmente un diagnóstico preciso.

A menudo se usa un análisis de sangre de anticuerpos para diagnosticar la celiaquía (pero solo si el paciente no sigue una dieta sin gluten). A menudo, el médico ordenará el análisis de sangre de anticuerpos y luego derivará al paciente a un gastroenterólogo o especialista en celiaquía para realizar más pruebas, evaluaciones y tratamientos.

Un examen físico, antecedentes médicos y familiares y exámenes dentales son parte de un diagnóstico, pero la evaluación más precisa es la prueba de endoscopia digestiva superior: el gastroenterólogo inserta un pequeño tubo con una cámara en la boca y hasta el intestino delgado para evaluar visualmente la inflamación y, a veces, tomar una muestra de tejido.

¿Cómo se trata la enfermedad celíaca?

Evitar los alimentos con gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada, es fundamental en el tratamiento de la celiaquía. La eliminación del gluten de la alimentación ayudará a mejorar los síntomas y curar el daño al intestino delgado.

Los alimentos como carne, pescado, frutas, verduras, arroz y patatas sin aditivos ni condimentos no contienen gluten y forman parte de una alimentación equilibrada. Otros productos alimenticios sin gluten incluyen la quinua, el trigo sarraceno y la harina de frijol.

Hay cada vez más alimentos sin gluten disponibles en supermercados y restaurantes. Cuando vaya de compras o salga a comer, recuerde leer las etiquetas de los alimentos en busca de ingredientes que contengan gluten y pregunte por las opciones de menú sin gluten en los restaurantes. Hable con los camareros y chefs sobre cómo se preparan sus alimentos para evitar el riesgo de contacto cruzado con el gluten.

¿Qué alimentos contienen gluten?

  • Cereales
  • Alimentos apanados
  • Trigo
  • Avena y copos de avena (a menos que esté certificado sin gluten)
  • Sopas y caldos
  • Embutidos
  • Albóndigas
  • Salchichas
  • Hamburguesas vegetarianas
  • Frijoles horneados enlatados
  • Salsa de soja y salsas teriyaki
  • Verduras fritas/en tempura
  • Carne de cangrejo de imitación
  • Papas fritas
  • Queso fundido
  • Mayonesa
  • Salsa de tomate
  • Aderezos para ensaladas
  • Salsa
  • Marinadas
  • Sustitutos del huevo
  • Crema no láctea
  • Rellenos y postres de frutas
  • Helado
  • Siropes
  • Cafés y tés de sabores
  • Cerveza
  • Cerveza de raíz
  • Nueces tostadas

Muchos bálsamos labiales y maquillaje para labios, productos para el cabello y la piel, pastas dentales y suplementos vitamínicos y nutritivos contienen gluten.

¿Quién necesita seguir una dieta sin gluten?

Para las personas con celiaquía, comer sin gluten es una necesidad médica. Sin embargo, en los últimos años, muchas personas sin celiaquía están adoptando una dieta sin gluten, ya que creen que es saludable o que podría ayudarlos a perder peso.

Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH), no hay datos que sugieran que llevar una dieta libre de gluten ayude a mejorar la salud o a perder peso. Además, es posible que una dieta sin gluten no proporcione suficientes nutrientes, vitaminas y minerales que el cuerpo necesita, como fibra, hierro y calcio.

Si cree que sus problemas digestivos se deben a la enfermedad celíaca, no elimine el gluten de su dieta sin antes hablar con su médico.

Recursos para pacientes (en inglés)

La historia de Rachel

La mayoría de las personas con enfermedad celíaca recuerdan su última comida antes de dejar de comer gluten. El mío era un plato gigante de pollo parmesano de un restaurante italiano.

Pasé años visitando innumerables médicos por síntomas debilitantes como dolor de estómago, dolores de cabeza, incapacidad para aumentar de peso y muchos otros. Finalmente, cuando tenía 12 años, mi gastroenterólogo me informó que tanto mi análisis de sangre de anticuerpos como los resultados de la biopsia endoscópica confirmaron que tenía algo llamado enfermedad celíaca.

Como era una preadolescente malhumorada y melancólica, me daba vergüenza contarles a mis amigos por qué ahora llevaba pan de mijo desmenuzable y sin gluten en mi lonchera. Pasó un tiempo antes de que pudiera aceptar y afrontar plenamente el hecho de que ahora tenía que eliminar el trigo, el centeno y la cebada (en todas sus formas) de mi alimentación a causa de la celiaquía.

Muchos de nosotros daríamos cualquier cosa por tan solo un bocado de pollo parmesano relleno de gluten (o pastel de cumpleaños, pizza, donas… ya se imaginan), pero incluso la miga más pequeña desencadenará una respuesta autoinmune. La dieta sin gluten es nuestro medicamento y nuestra única defensa contra otros problemas de salud graves.

Rachel Rieger
Stow, Ohio