Red Alergia & Asma
Algunos enlaces externos pueden estar en inglés

¿Qué es la tos ferina?

La tos ferina se conoce comúnmente como tos ferina y es una enfermedad muy contagiosa, que afecta el sistema respiratorio. Las personas que tienen esta enfermedad pueden emitir un “silbido” cuando respiran profundo después de los episodios de tos; sin embargo, este ruido no siempre se presenta. La tos ferina puede afectar tanto a niños como a adultos. La buena noticia es que existe una vacuna que puede prevenir que esta enfermedad se torne grave.

Side view image of young sick woman with scarf on her neck sitting in bed and coughing from whooping cough with her country house in the background

¿Qué causa la tos ferina?

La tos ferina es causada por la bacteria Bordetella tos ferina. Una persona infectada con esta bacteria puede toser y estornudar, y expulsar gotitas infectadas. Compartir el espacio para respirar durante períodos prolongados, también puede transmitir la enfermedad. Las personas cercanas pueden inhalar esas gotitas y, como consecuencia, infectarse. Los síntomas pueden demorar de 7 a 10 días en manifestarse después de la infección. El riesgo de transmisión es más alto durante la primera o segunda semana de síntomas.

Baby girl coughing from pertussis.

¿Cuáles son los síntomas de la tos ferina?

Durante las dos primeras semanas de la enfermedad, los síntomas de la tos ferina pueden parecerse a los del resfriado común. Entre los síntomas se incluyen los siguientes:

  • secreción nasal
  • congestión
  • tos leve
  • fiebre
  • apneas (en bebés)

Es durante las dos primeras semanas de síntomas parecidos al resfriado cuando hay mayor riesgo de contagio a otras personas. Después de esta fase inicial, las personas tienden a desarrollar “ataques” de tos rápida, seguidos de un silbido agudo, que también pueden causar como resultado vómitos y fatiga extrema. Los síntomas tienden a empeorar por la noche y pueden durar de 2 a 8 semanas.

Después de la fase de tos severa, los síntomas comienzan a mejorar y desaparecen lentamente, a lo largo de varias semanas.

¿Pueden tener tos ferina los adultos?

Antes de la aparición de las vacunas, la tos ferina afectaba a los niños, de forma predominante. En la actualidad, más de la mitad de los casos de tos ferina ocurren en adolescentes y adultos. La enfermedad grave sigue siendo más probable en bebés y niños. La enfermedad suele ser más leve en adolescentes y adultos, debido a la vacunación previa, aunque aún pueden transmitir la infección a bebés y niños no vacunados, que corren el riesgo de sufrir una enfermedad grave.

¿Presentan un riesgo mayor de contraer tos ferina las personas que tienen asma?

Varios estudios han determinado que las personas que tienen asma se exponen a un riesgo mayor de contraer tos ferina.

¿Es más peligrosa la tos ferina para las personas que tienen asma?

Las personas que tienen asma pueden desarrollar síntomas más graves si contraen tos ferina. La tos ferina también puede empeorar el control del asma, incluso meses después del diagnóstico. Por último, la tos ferina en la infancia o la niñez aumenta el riesgo de desarrollar asma en el futuro.

Black man sitting in his home office in front of a computer. He is coughing into his hand and there are signs of medication on the desk. The man has whooping cough as an adult.

¿Cuál es el tratamiento de la tos ferina?

Los principales tratamientos son de apoyo: descanso, hidratación, comidas livianas y frecuentes (para evitar vómitos) y aire puro (para evitar irritantes). Además, se debe hacer énfasis en la prevención, a fin de no contagiar a otras personas. En el caso de la mayoría de los adultos y los adolescentes, el tratamiento en el hogar es efectivo. Los bebés pueden requerir hospitalización.

Young girl coughing so much from pertussis, whooping cough. She's clearly miserable and is having a rough time.

Los medicamentos contra la tos, por lo general, no son efectivos para tratar la tos ferina, pero se puede hacer la prueba si los ataques de tos son muy intensos.

Si la tos ferina se diagnostica durante las primeras tres semanas de los síntomas, se administran antibióticos para esta fase, los cuales reducen el riesgo de transmisión y pueden acortar la duración de los síntomas. Es importante destacar que, en el caso de las personas que tienen asma (o EPOC, o están embarazadas o son mayores de 65 años), los antibióticos pueden ofrecer mejorías, incluso hasta las primeras seis semanas de síntomas. Los antibióticos no resultan útiles después de las seis semanas, para ninguna persona.

Cualquier persona que tenga mucha dificultad para respirar, tenga problemas respiratorios o se ponga azul debe obtener atención médica inmediata.

¿Cuáles son las complicaciones de la tos ferina?

Las complicaciones de la tos ferina son más comunes en bebés, e incluyen:

  • apnea (respiración lenta o interrumpida): 61 %
  • neumonía: 23 %
  • convulsiones: 1.1 %
  • muerte: 1.1 %
  • encefalopatía (enfermedad cerebral): 0.3 %

Los adultos y los adolescentes pueden experimentar pérdida de peso, pérdida de control de la vejiga, desmayos y fracturas de costillas.

¿Se puede prevenir la tos ferina?

La buena noticia es que existe una vacuna contra la tos ferina, que puede prevenir que la enfermedad se torne grave. La vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTaP, para bebés y niños pequeños o Tdap, para todos los demás) está disponible para todas las edades, a partir de los 2 meses. Como su nombre lo indica, no solo protege contra la tos ferina, sino también contra la difteria y el tétanos.

Si bien muchas personas piensan principalmente en las vacunas como un recurso para los niños, la vacuna contra la tos ferina en adultos debe administrarse con cada embarazo. Todos los adultos deben recibir un solo refuerzo, después de los 11 años. Además, todos los adultos necesitan un refuerzo contra el tétanos cada 10 años, y este puede aplicarse como un refuerzo simple contra el tétanos o mediante la vacuna Tdap, como refuerzo contra la tos ferina también.

Estas recomendaciones son diferentes para quienes que no se vacunaron en la infancia. El propósito del refuerzo es brindar protección continua contra la tos ferina durante la edad adulta y disminuir los riesgos para los bebés que son demasiado pequeños para ser vacunados.

Little girl in doctor's exam room coughing into her hands. The doctor is listening to her lungs and checking her for whooping cough.

¿Cuáles son las recomendaciones de vacunación de los CDC contra la tos ferina?

Los Centros para el control y prevención de enfermedades (CDC) han compilado pautas para la administración de la vacuna contra la tos ferina, a lo largo de la vida.

Los bebés y los niños pequeños necesitan 3 vacunas DTaP en el primer año de vida:

  • a los 2 meses
  • a los 4 meses
  • a los 6 meses

Luego, necesitan un refuerzo entre los 15 y los 18 meses y otro, entre los 4 y los 6 años.

Los preadolescentes y los adolescentes deben recibir la vacuna Tdap entre los 11 y los 12 años. Si no la reciben, deben aplicársela en la próxima visita al médico.

Las mujeres embarazadas deben vacunarse a principios del tercer trimestre del embarazo.

Los adultos que nunca han recibido una vacuna Tdap deben hacerlo, sin importar cuándo fue la última vez que recibieron la vacuna Td (tétanos, difteria). Luego, cuando reciben el refuerzo contra el tétanos, cada 10 años, pueden optar por aplicarse un refuerzo contra el tétanos que incluya la tos ferina (Tdap).

¿Cuán efectiva es la vacuna contra la tos ferina?

El componente de la vacuna contra la tos ferina de la Tdap previene la enfermedad en 7 de cada 10 adultos durante el primer año, pero se debilita con el tiempo. Protege contra enfermedades en entre 3 y 4 de cada 10 adultos, cuatro años después de administrada.

En el caso de los niños, la vacuna contra la tos ferina  tiene una efectividad de entre el 98 y el 100 % en el primer año, luego, del 70 %, cinco años después de la última aplicación. La vacuna es de suma importancia para las mujeres embarazadas, ya que protege a los recién nacidos. Si la madre recibió una vacuna durante el embarazo, esta previene la tos ferina en el 78 % de los niños menores de 2 meses. Y, en el caso de los bebés que contraen la enfermedad, el 90 % logra evitar la hospitalización.