La anafilaxia

La anafilaxia es una reacción alérgica con riesgo vital que afecta dos o más partes del cuerpo a la misma vez, incluida la piel, la boca, el estómago, los pulmones o el corazón.

Generalmente ocurre como parte de una serie de reacciones sintomáticas que comienzan en la piel, pero puede también ocurrir sin que exista alguna reacción que la preceda.

La anafilaxia ocurre cuando una persona sensible a ciertos alérgenos entra en contacto con ellos: Estos pueden ser:

  • Alimentos: cacahuate (maní), frutos secos de árbol, pescado, crustáceos, leche y huevos.
  • Insectos: abejas, avispas, avispones u hormigas.
  • Látex: que se puede ser encontrar en elásticos, cinturones, guantes de cocina, globos u otros elementos de uso diario.
  • Medicamentos: como antibióticos, relajantes musculares o aspirina.
  • Ejercicio: especialmente cuando está asociado con alergia a los alimentos o a medicinas anti-inflamatorias sin esteroides.

Cualquiera puede desarrollar una reacción alérgica severa. Sin embargo, la gente que sufre de alergia, asma o eczema tiene más riesgo de sufrir anafilaxia. Y si alguien ya ha sufrido de una reacción anafiláctica en el pasado, está más propenso a sufrir un nuevo episodio.

Reconocer la anafilaxia puede ser un poco difícil debido a que los episodios nunca son iguales, y además porque algunos síntomas de anafilaxia pueden confundirse con los de algunas enfermedades, como el asma. Además, la anafilaxia puede ocurrir en momentos inesperados, ya sea porque es la primera vez que se tiene una reacción alérgica o porque se ha estado en contacto con un alérgeno sin tener conciencia de ello.

Los síntomas de anafilaxia pueden incluir:

  • Urticaria (protuberancias rojas que pican en la piel)
  • Inflamación de labios, lengua y garganta
  • Nauseas, vómitos, diarrea, cólicos abdominales
  • Falta de aliento, pecho apretado, tos
  • Baja presión sanguínea
  • Pérdida de conocimiento

Los síntomas de anafilaxia pueden empezar segundos después de que la persona se expone al alérgeno, como la picadura de un insecto o la ingesta de un maní o cacahuate; o pueden aparecer horas después, lo que dificulta identificar la causa. Incluso, los primeros síntomas de anafilaxis pueden confundirse con un ataque de asma.

La epinefrina

La epinefrina  es el medicamento utilizado para tratar reacciones alérgicas severas o anafilaxia. Trabaja en forma rápida para revertir los síntomas de anafilaxia, aunque en algunos casos es necesaria una segunda dosis. Los efectos de la epinefrina pudieran ser temporales.

La epinefrina es adrenalina, una hormona producida en forma natural por el cuerpo en respuesta a una situación estresante, a menudo conocida como “pelear o huir” (el cuerpo percibe el peligro que le amenaza, se inunda de energía y eso permite que la persona se enfrente a la amenaza, o huya del peligro). La epinefrina que el paciente recibe tiene un efecto similar: aumenta el ritmo cardiaco y la presión arterial, relaja los músculos de las vías respiratorias, revierte el proceso de inflamación y suprime la respuesta del sistema inmunológico a los alérgenos, deteniendo temporalmente los efectos de la reacción de anafilaxis.

Los pacientes con riesgo de anafilaxia siempre deben llevar un auto-inyector de epinefrina, un dispositivo médico que se utiliza durante una emergencia alérgica. Entrega una dosis de epinefrina pre-medida a través de una inyección automatizada en el muslo.

La aguja del dispositivo autoinyectable permanece protegida dentro del mismo hasta que el inyector es empujado contra el muslo del paciente. La aguja está diseñada para atravesar la ropa, de manera de evitar tener que quitar prendas de vestir si se está en un lugar público.

¿Qué es un plan de emergencia para anafilaxia?

Se usan varios nombres para los planes escritos para tratar de emergencia una reacción alérgica, como plan de cuidado de emergencia o plan de acción para alergias alimentarias. El plan es, en general, un documento de una página con información detallada sobre la alergia alimentaria de su hijo. Incluye además información sobre los síntomas de la reacción, cómo tratarla y cómo obtener ayuda de emergencia

Con educación y preparación, muchas muertes por anafilaxia pueden ser prevenidas.

¡La clave está en la prevención!
La mejor medicina es evitar los factores desencadenantes siempre que sea posible y tener en mente:

  • Lea cuidadosamente las etiquetas de las comidas y hable con los cocineros de los restaurantes sobre los ingredientes que utilizan.
  • Asegúrese de que los productos que compra no tengan látex.
  • Hable con su farmacéutico sobre sus alergias a los medicamentos antes de buscar su receta.
  • Reduzca su contacto con los insectos usando repelente, alejándose de nidos de insectos y usando mangas largas y pantalones largos cuando esté al aire libre.

 

Etiquetado con: , ,
Publicado en Alergias