Alergia a los alimentos

Alrededor de dos millones de personas sufren alergia a los alimentos en Estados Unidos. Un 8% de ellos son niños. Esto sucede porque el sistema inmunológico reacciona en forma extrema frente a un alimento inofensivo para el común de la gente debido a la producción de un anticuerpo llamado IgE (Inmunoglobulina E). Este puede desarrollarse en cualquier momento, aun cuando el alimento se haya consumido anteriormente sin ningún problema.

En general, lo que causa la alergia a los alimentos son las proteínas que se encuentran en ellos, y en la mayoría de los casos la reacción aparece después de que el alimento ha sido cocinado o digerido. Hay otros alimentos -generalmente frutas y verduras- que causan reacción alérgica solo si se comen antes de cocinarlos. La mayor parte de esas reacciones se limita a la boca y a la garganta.

Alérgenos más comunes:

  • Proteínas de la leche de vaca
  • Huevos
  • Cacahuetes (maní)
  • Trigo
  • Soya
  • Pescado
  • Mariscos
  • Nueces de árboles

Una persona alérgica a las nueces de los árboles o a los mariscos puede ser alérgica a todos los miembros del mismo grupo. Esto se conoce como reactividad cruzada. Dentro de los grupos animales de alimentos, la reactividad cruzada no es tan común. Por ejemplo, las personas alérgicas a la leche de vaca generalmente pueden comer carne de res, y los pacientes alérgicos a los huevos muchas veces pueden comer pollo. Entre los mariscos, los crustáceos (camarón, cangrejo y langosta) son los que tienen más probabilidades de causar una reacción alérgica. Las
reacciones alérgicas a los moluscos (almejas, ostras, etc.) son menos comunes. No obstante, algunas personas son alérgicas a ambos tipos de mariscos.

¿Intolerancia o alergia?

La alergia a los alimentos provoca una respuesta del sistema inmunológico, causando síntomas que van desde malestar general a, en casos extremos, peligro de muerte (anafilaxis). La intolerancia a los alimentos es una respuesta física anormal a un alimento o aditivo y no involucra respuesta del sistema inmunológico, aunque algunos síntomas pueden ser los mismos que los de la alergia. Ej. Una persona que tiene síntomas molestos en el estómago después de tomar leche o algún producto derivado puede ser por carencia de una enzima que descompone el azúcar de la leche (lactosa) y permite su correcta digestión. Es importante que hable con su médico para que le haga pruebas para verificar si es alergia o simplemente intolerancia.

Las reacciones no alérgicas temporales a ciertos alimentos, especialmente frutas, son bastante comunes en los recién nacidos. Los ácidos naturales en alimentos como tomates y naranjas pueden causar irritación alrededor de la boca; o el exceso de azúcar en el jugo de frutas u otras bebidas, puede provocar diarrea. Sin embargo, hay otras reacciones que sí son alérgicas, por eso es mejor consultar con un médico para salir de la duda.

Síndrome de alergia oral

Ser alérgico a un alimento puede también provocar una alergia a una proteína similar que se encuentra en otra parte. Por ejemplo, si usted es alérgico a la ambrosía, puede ocurrir que desarrolle reacciones a las bananas o a los melones. Eso se conoce como reactividad cruzada. La reactividad cruzada se produce cuando el sistema inmunológico cree que una proteína está muy relacionada con otra. Cuando se trata de alimentos, se llama síndrome de alergia oral (SAO).

Etiquetado con: ,
Publicado en Alergias